La media hostia ahora es Scientia Futura

Emepetreses

Publicado por Ismael

Haz clic en la imagen para verla a su tamaño original.

Me pasa con las cámaras fotográficas compactas digitales: No me importan los megapíxeles, me resulta mucho más importante cómo de rápida es la cámara y cómo de buena es la óptica que incorpora. De ahí que cualquier catálogo de cámaras de cualquier tienda no me sirva para nada y casi siempre tenga que comprar a ciegas o guiándome por la marca —pensando por ejemplo que si compro Sony, Nikon o Canon no puedo equivocarme pero si compro Panasonic igual me la pego—.

En el caso de los reproductores digitales de audio —emepetreses que los llaman algunos— ocurre lo mismo: No verás nunca como reclamo para la compra de ninguno de ellos el hecho de que su calidad de conversión y el nivel de salida de audio sea bueno. Importan los gigas y que sea o no blanco.

La última moda es utilizar los teléfonos móviles para oir música, algo para lo que no han sido diseñados. También había quien usaba los teléfonos viejos, los de góndola, como consolador. Tampoco habían sido diseñados para eso pero también quienes le daban ese uso estaban tan contentos.

En GOLEM Blog sugieren por qué no escuchar a Amaral por el teléfono móvil y abundan en una idea que yo también tengo desde hace mucho tiempo: El CD fue la cumbre en lo que se refiere al disfrute del audiófilo y desde entonces utilizamos formatos digitales para oír música cada vez más complicados en los que la música se oye cada vez peor.

ABCD0001

Así me va a mí que a estas alturas sigo prefiriendo el minidisc. Que sí, que sólo caben setenta minutos de música. Pero esos setenta minutos se oyen como Dios manda, o al menos como Dios sugiere.

Technorati: , , ,

Related Posts with Thumbnails

1 comentarios:

  1. consolador dijo...

    Que razón tienes algunos incluso seguimos prefiriendo el viejo vinilo antes que tanto mp3 de nefasta calidad gracias al empeño de mucha gente en reducir su tamaño hasta la más mínima expresión. Además se ha perdido el encanto de sacarlo de su carátula bien bonita (y grande) y su olorcito peculiar cuando se estrena y se le quita el plastiquito.