La media hostia ahora es Scientia Futura

Terrorismo conversacional

Publicado por Ismael

Haz clic en la imagen para verla a su tamaño original.

El texto que me permito traducir puede presumir de ser uno de los textos humorísticos que hubiera alcanzado la condición de clásico de forma más temprana —circa 1995— en la historia de la Internet. Y sin embargo, hasta ahora carecía de una traducción a nuestro idioma. Obsta decir que me enorgullece ser quien la lleva a cabo.

Seguro que recuerdas cómo de pequeño te decían que las artes marciales sólo debían ser utilizadas en defensa propia, y cómo sin embargo no perdías la ocasión de utilizarlas para sacudir a quien se te ponía por delante. Algo parecido sucede con estas tácticas dialécticas; a poco que te gusten las tertulias políticas, te habrás encontrado con ellas en multitud de ocasiones.

Actualización: Publicado originalmente hace casi exactamente un año. Digno de ser recuperado todo lo a menudo que sea necesario.

Dean y Marshall VanDruff

Terrorismo conversacional



Todas las técnicas enumeradas en este documento han sido presenciadas, relatadas por alguien o simplemente soñadas. Se describen en primera persona buscando la claridad en la exposición.

El intento de darle nombre y detallar estas tácticas insidiosas es permitir al lector EVITARLAS, y reconocer rápidamente si alguien está intentando usarlas. También el motivo es la diversión. Hay mucho humor en la forma en la que la gente —consciente o inconscientemente— hace trampas cuando discute.

Se espera que exponer estas tácticas ayude a evitar la forma en la que cada vez más abusamos de ellas al discutir. Proporciónale copias tanto a los perpretadores como a sus víctimas, y no en tu propio beneficio.

Se proporcionan ejemplos exagerados sólo para ser claro y divertido. Utiliza tu imaginación para darte cuenta de cómo tú y otros en realidad ya habéis usado estas técnicas en el pasado.

Se agrupan por categorías, con el mejor —¡el peor!— ejemplo enumerado en último lugar.

Primero se muestran las Variantes Ad Hominem, donde atacas a la persona como una forma de eludir la verdad, la ciencia o la lógica que de otra forma te demostrarían equivocado. Le siguen las Falacias de Prestidigitación Mental, que actúan como «magia mental» para asegurarte que el tema incómodo desaparece. Seguimos con las Tácticas de Retardo, medios sutiles de ganar tiempo ante una situación incómoda. Después las populares estratagemas de La Pregunta como Oportunidad, donde cualquier cuestión puede ser fácilmente eludida. Finalmente las tácticas Irritantes o del Tiro Fácil, básicamente golpes bajos.

Variantes Ad Hominem



SOBRE TU CABEZA

«Me encantaría responder a eso, pero dado tu nivel de educación y tu inteligencia, me temo que no serías capaz de entenderme.»

INCLUSO TÚ

«Mi siguiente razonamiento será tan claro que incluso tú serás capaz de entenderlo.»

«Incluso tú deberías ser capaz de ver por dónde voy.»

LO SUPERARÁS

«Solía pensar igual que tú cuando tenía tu edad.»

«Según madures emocionalmente —mentalmente, espiritualmente— dejarás de pensar como lo haces ahora, y acabarás compartiendo mi punto de vista.»

«Tú eres nuevo aquí, ¿a que sí?»

PENSAR SEGÚN DESEAS

En lugar de demostrar que un argumento es cierto o falso, esta técnica intenta demostrar que los deseos individuales han llevado a defender un argumento, sin haber sido considerados los motivos —C.S. Lewis llamaba a esto «bulverismo»—. Cualquier deseo lo suficientemente intenso podría haber llevado a una conclusion careciendo de objetividad, lo que lleva a dudas sobre la legitimidad del argumento. Esto queda muy cerca de la clásica falacia sexista ad hominem; «dices esto porque eres un hombre».

«Apoyas la pena de muerte debido a un deseo de morir profundamente enraizado entre todos los que como tú habéis sufrido traumas emocionales durante la niñez.»

«Te opones a la pena de muerte debido a un tabú irracional que busca ignorar la muerte muy común entre todos los que como tú habéis sufrido traumas emocionales durante la niñez.»

«De pequeño no te dieron teta, ¿a que no?»

Falacias de Prestidigitación Mental



COMO SI FUESE IMBÉCIL

En lugar de razonar o comentar la cuestión directamente, la idea aquí es centrarse en cualquier detalle insignificante para eludir la cuestión y ganar tiempo para pensar.

«Tenemos que definir con exactitud qué quieres decir con (...)»

«Tu última frase terminaba con una preposición. Por favor vuelve a decírnosla de forma correcta.»

FUERA DE CONTEXTO

Una versión deformada de la anterior. La técnica aquí es malentender a propósito una palabra, frase o analogía y llevar hacia ella el foco desde el tema principal. Esta treta hará que el adversario empieze a defender la palabra o frase en lugar del tema principal.

«Has dicho siento en lugar de pienso. Si estás sintiendo en lugar de pensar, creo que no podré convencerte con razonamiento alguno.»

«Acabas de citar que esto ocurrió cinco años antes de que Hitler subiese al poder. ¿Por qué te fascina Hitler? ¿Quizá eres antisemita?»

ESO NO LO HE DICHO YO

Una maravillosa forma de quedar guay diciendo cosas que de otra forma te harían parecer un maleducado.

«¿Alguna vez te he reclamado los 523,52 euros que me debes? ¡Nunca! ¿Te he insistido o te he hecho sentir mal por ello? ¿Te he dicho alguna vez lo mucho que necesito ese dinero? No, nunca lo he hecho.»

«No me preocupa si otros dicen que eres testarudo —o aburrido, o insidioso, etc.—»

«No querría perder demasiado tiempo en esta cuestión pero bla, bla, bla (...)»

«Queridos amigos, realmente odio hablar de dinero pero dinero, dinero, dinero (...)»

BUSCANDO EL CALOR

El intento aquí es poner en duda la competencia del adversario, cambiando al mismo tiempo el tema. Se pregunta algo de lo que se sospecha que el adversario no sabe la respuesta, destruyendo su credibilidad. Mejor aún, quien pregunta da una respuesta completa a su propia cuestión, apareciendo como con un conocimiento superior del tema.

«Has mencionado la Constitución. ¿Eres tan amable de recordarnos su preámbulo?»

«¿Te das cuenta de los principios dialécticos que estás violando? Me encantaría tener tiempo de explicártelos, pero —cambiar hacia SOBRE TU CABEZA—.»

POR ASOCIACIÓN

«Vengo observando que todos los que no están de acuerdo conmigo en el siguiente argumento tienden a ser gente poco sofisticada, mientras que los mejor educados reconocen a la primera la validez de lo que digo. El argumento es (...)»

«Por supuesto hay mucho debate en esta cuestión, pero incluso los mejores niños en el colegio creen que (...)»

TIRO FÁCIL

Esta técnica requiere un conocimiento previo de algún punto débil o acontecimiento doloroso en la vida del adversario. Este conocimiento puede ser utilizado en comentarios que agiten el ánimo del mismo sin referencias directas. Se descubren palabras clave que pueden ser utilizadas como proyectiles que avergüenzan y humillan al adversario.

«¿No es eso lo que solía decir tu ex-mujer?»

«¿No discutimos ya sobre esto justo antes de tu programa de desintoxicación?»

EL BUEN VENDEDOR

Se pregunta algo obvio de forma que un posible sentimiento de culpa haga que se dé una respuesta predeterminada a partir del sentido común y de la decencia. Esa respuesta se utiliza después para implicar un acuerdo completo con el punto de vista de quien hizo la pregunta.

«¿Tú familia no significa nada para ti? —Hombre, ¡pues claro!— Entonces nos vemos mañana a las 10.»

«¿Quieres el comunismo en América? ¿Es eso lo que quieres?»

«¿De verdad no te preocupa cuidar tu salud?»

BOMBÁSTICO

Treta retórica para darle mayor fuerza emocional a un argumento o a una objeción de la realmente apropiada. Requiere sentido del espectáculo y tiene un riesgo pero, cuando funciona, es realmente efectiva. Es útil acompañarlo con expresiones faciales exageradas, aspavientos, y la manipulación de objetos cercanos.

«¿Cómo TE ATREVES a cuestionar un argumento tan obvio?»

«Honestamente, es IMPOSIBLE que esperes que esté de acuerdo con eso.»

PENSAR/SENTIR

Cualquier persona, en una discusión acalorada, abandonará el centro del espectro analítico o emotivo. Dejando claro hacia qué lado se ha ido esa persona, será posible obligarla a defender su temperamento en lugar del argumento en cuestión.

«Tu aproximación fría y analítica a la cuestión deja de lado el elemento humano.»

«Tu aproximación emocional a la cuestión te impide ver las cosas objetivamente.»

LÍMITE LUNÁTICO

Si alguien está utilizando un argumento nuevo e imaginativo, es posible intentar llevar la idea hacia un extremo radical que todos estén de acuerdo en considerar malo. El extremo puede ser real o imaginario. La idea del intento es que el adversario se retire a una posición defensiva desde la que le sea imposible hacer progresar su argumento.

«Así que, lo mejor entonces es que destruyamos el sistema, ¿no?»

«¿En qué se diferencia eso del fascismo clásico?»

«¡Parece que serías capaz de matar a cualquiera que no esté de acuerdo contigo!»

ZANCADILLA

Si eres capaz de ver adónde lleva la lógica del adversario, es posible complicarle el camino discutiéndole todos y cada uno de los detalles. Si el adversario no es capaz de pasar del primer obstáculo, ¿cómo llegará a convencernos del total? En realidad todas las técnicas de este informe sirven para esto.

«No creo que podamos continuar hasta establecer la validez científica de su último razonamiento.»

«No le veo la utilidad a seguir discutiendo esto sin tener todos los datos.»

NEGACIÓN DE UNA CONCLUSIÓN VÁLIDA

Lo contrario a la técnica de la ZANCADILLA. En lugar de discutir el progreso de la idea, nos mostramos de acuerdo con todos los argumentos, pero negamos la conclusión final. Es muy frustrante para el adversario porque automáticamente cambiamos el tema hacia la epistemología —por qué sabemos lo que sabemos—. Generalmente el adversario intentará llegar a la conclusión final con otros argumentos, en lugar de meterse en una discusión epistemológica. Entonces la técnica puede simplemente ser repetida.

«No sé cómo puedes darte cuenta de eso.»

«Estoy de acuerdo con todo pero no con la conclusión. Para mí no tiene ningún sentido, y no puedo aceptarla. Lo intento pero, demonios, tu cerebro funciona de una forma demasiado distinta a la del mío.»

Tácticas de Retardo



Si, enfrentado a responder una pregunta o argumento, te quedas en blanco, estas tácticas te permitirán ganar tiempo para pensar una respuesta. Estas tácticas son arriesgadas porque si no eres capaz de pensar en algo inteligente durante el tiempo que ganas, quedarás aún peor que antes.

DESCRIBE LA RESPUESTA

Da atributos descriptivos de la posible respuesta. Después cállate, como esperando una respuesta del adversario, mientras piensas en la tuya. Si repites esta técnica la otra persona podría acabar pareciendo que te suplica una respuesta.

«Creo que la respuesta a tu última pregunta aclararía tu confusión en este tema —larga pausa.— ¿Estás preparado?»

«Excelente pregunta, y creo que mi respuesta te abrumará realmente —pausa, mirando fíjamente al adversario esperando a que él vuelva a hablar mientras piensas la respuesta.—»

«Me encanta esa pregunta, ¿prefieres una respuesta larga o corta?»

DESCRIBE LA PREGUNTA

Igual que el anterior, sólo que enfocándose en la propia pregunta.

«Esa pregunta sólo podría venir de alguien que confunde (...)»

«Esa es una pregunta muy interesante para venir de ti. Interesante, interesante, interesante —finge que admiras a tu adversario.—»

«Lo que se me está preguntando, básicamente es (...) —repite la pregunta de varias formas distintas, haciendo una pausa entre ellas esperando a que el adversario las apruebe, mientras piensas la respuesta.—»

PREGUNTA LA PREGUNTA

Una forma de entrar en PIENSA SEGÚN DESEAS, o simplemente de ganar tiempo para pensar una respuesta.

«¿Por qué preguntas eso? ¿Qué es realmente lo que te hace preguntar eso?»

«¿Qué motivos te llevan a hacer esa afirmación?»

ATAQUE CEREBRAL

Frases complicadas que paralizan el cerebro.

«Lo que infieres no viene de lo que implica.»

«Tu problema es que todo lo que piensas viene de un marco lineal contra configuracional.»

«No estoy seguro de si sería un error estar o no estar de acuerdo contigo.»

ENSALADA DE PALABRAS/SESQUIPEDALIANISMO

Receta para un balbuceo sofisticado. Los ingredientes incluyen palabras aparentemente filosóficas, estructura de las frases, términos latinos incomprensibles, sabiduría popular banal, jerga, frases trampa, etc. Acompáñalo con algunas palabras que sí pertenecen aparentemente al tema. Resultará impresionante sin realmente haber dicho nada y permitirá ganar tiempo para pensar algo con sentido, mientras tus labios se mueven y pronuncian. En el mejor de los casos alguna de estas maquinaciones podría realmente parecer un argumento o una respuesta.

«Dado el déficit en las arcas del estado, el descontento civil, y la situación en la política internacional, debemos considerar que, a pesar de que determinadas circunstancias mitigan la cuestión, este país tiene que volver a poner los pies en el suelo. ¿Estás de acuerdo?»

DALE LA VUELTA A LA PREGUNTA

Devuélvele a tu adversario su misma pregunta o hazle otra similar aún más difícil. Puede ser una buena táctica no sólo para ganar tiempo.

«¿Cuál crees tú que es la respuesta a tu pregunta?»

«¿Y si yo te preguntara a ti esa misma pregunta, qué dirías?»

EMPIEZA UNA HISTORIA

Chispea los ojos y comienza a contar una vieja historia que podría o no venir a cuento. Sigue hasta que tu adversario se irrite y en ese momento siéntete insultado y quéjate de que no te están dando el mismo tiempo ni las mismas oportunidades para explicar tu argumento. Después, visiblemente enfadado, deja la historia y empieza con la verdadera respuesta —la que has pensado mientras balbuceabas.—

«Esto me recuerda a cuando yo estaba en Cucamonga. Déjame contarte el calor que hacía. —Piensa la respuesta durante estas pausas dramáticas.— Estabamos en un hotel muy pequeño cuando de repente hubo una fuga de gas. Como puedes imaginarte (...)»

LA RESPUESTA OBVIA

Puedes dar una respuesta obvia, exageradamente literal, inútil o simplemente divertida.

«—¿Cuál es tu primer argumento?— Mi primer argumento es el argumento número uno.»

«—¿Cómo explicas la diferencia salarial entre hombres y mujeres que hacen el mismo trabajo?— No estoy seguro, pero es posible que el sexo sea el motivo.»

La Pregunta como Oportunidad



Una táctica habitual en los políticos es ver cualquier pregunta como una oportunidad para decir lo que les viene en gana. La respuesta no tiene por qué tener nada que ver con la pregunta. Esta práctica podría acabar con la utilidad del debate en política y, peor aún, se está extendiendo a otras areas de la vida. A continuación algunas técnicas insidiosas que permiten desplazar el debate de la cuestión preguntada a la cuestión deseada.

ESTO O ESO

Niega que el tema se limite a la cuestión primera y redefínelo para que abarque tu tema favorito.

«Esta no es sólo una cuestión de —esto— o —aquello— sino que más bien es cuestión de —mi tema favorito—.»

«—¿Estás en contra de la pena de muerte?— No creo que la cuestión sea estar a favor o en contra de la pena de muerte. Creo que el asunto más grave al que nos enfrentamos es el déficit en las cuentas del estado. Propongo que (...)»

X ES UN TEMA, Y ES OTRO

Reconoces rápidamente un argumento y cambias de inmediato a otro.

«X es desde luego un tema muy interesante, pero Y es otro que (...)»

«Ese tema desde luego está en mi agenda, pero para este mes lo que había considerado más importante es otra cosa. ¿Sabías que en los próximos cinco días (...)»

Irritantes o del Tiro Fácil



INSULTO HIPOTÉTICO

«Toma este ejemplo; supón que fueses una persona increiblemente estúpida intentando hacerse pasar ante mí por inteligente. ¿Qué respuesta darías si fuese yo?»

«Imagina que sabemos a ciencia cierta que eres un pervertido.»

INSULTO COMPLEMENTARIO

«¡Excelente pregunta viniendo de ti!»

«Pareces menos repulsivo de lo habitual hoy.»

«¡Quién se hubiese esperado que eras capaz de esto!»

DISTORSIÓN DE LA ESCUCHA ACTIVA

La escucha activa consiste en repetir en voz audible lo que el adversario está diciendo intentando que sigan hablando. La distorsión consiste en repetir en voz audible lo que el adversario dice, pero de forma incorrecta o haciéndolo sonar increiblemente estúpido. Similar a LÍMITE LUNÁTICO.

«Si te he entendido bien, tu argumento es —repítelo de forma equivocada—.»

«Parece como si dijeras que torturar a los niños es buena idea.»

DALE UN NOMBRE

Si existe un nombre para ello, entonces debe ser un nombre equivocado, incluso si no lo es. Ese nombre puede ser utilizado como martillo contra el mismo argumento si vuelve a la discusión.

«El caso al que citas fue establecido por Edgar Sullivan a finales del siglo diecinueve, y fue rápidamente desaprobado. Ese error Sullivan os ocurre inevitablemente a todos los que acabáis de empezar a estudiar el tema.»

«Tu forma de razonar recibe el nombre de fenómeno McGregor

«Eh, ¡eso es puro calvinismo!»

YO LO SÉ MEJOR

Una forma inteligente y socialmente aceptada de negar lo que alguien ha dicho reclamando que uno sabe mucho más sobre el tema de lo que la otra persona piensa. Créase o no, esta técnica es tremendamente común y muy efectiva.

«Lo que has dicho es algo cruel que estoy seguro de que no querías decir.»

«Has razonado bien el argumento pero 1. Sé dónde está tu corazón 2. Sé que no te sientes agusto con lo que estás diciendo 3. Sé qué clase de persona eres en el fondo. Y no puedes seguir manteniendo esa opinión y al mismo tiempo conservar tu integridad.»

«El motivo por el que no te doy permiso para ir a esa fiesta es porque sé que en el fondo de tu corazón prefieres quedarte aquí conmigo.»

MEMORIA SELECTIVA

Recuperar un evento pasado dándole por completo la vuelta, o simplemente inventándolo. La idea es que el adversario se enfade, se confunda y se ponga a la defensiva.

«Nunca aceptas una derrota. ¿Recuerdas aquella partida de ajedrez que te gané? —En realidad habías perdido.—»

«Pero la semana pasada —o hace un minuto— dijiste lo contrario. ¡Decídete!»

«¿Recuerdas la última vez que discutimos, que te diste cuenta de que estabas equivocado pero nunca lo admitiste? ¡Pues estamos en las mismas!»

LOS ESTUDIOS HAN DEMOSTRADO

Cuando todo lo demás falla, refiérete a un estudio que apoye tu argumento. Debes apostar a que tu adversario no se dé cuenta del bluff. ¿Sabe realmente que ese estudio no existe? La respuesta usual es «nunca he oído hablar de este estudio» desacreditando al adversario como alguien que no realiza un estudio detallado del material disponible.

«Una investigación en UCLA ha demostrado sin duda que (...)»

«Sé que mi argumento parece heterodoxo, pero un reciente estudio en Harvard le sirve de apoyo.»

OFENSA REPETIDA/RESPUESTA ESLÓGAN

El repetido uso de afirmaciones, malas bromas o aspavientos hasta el punto de causar una irritación extrema.

«El cliente siempre tiene razón. —¿Y qué hay de los beneficios?— El cliente siempre tiene razón. —Pero, ¡no tienen dinero!— El cliente etc.»

«¿Qué piensas? Es una locura —aspaviento—. ¿Qué significa eso? —aspaviento—. ¿Eh? —Repítase cuanto sea necesario.—»

SACUDIDA

«Me encantaría contestar directamente a tu pregunta, pero dadas tus reacciones anteriores / incapacidad para asumir la verdad / inestabilidad emocional, creo que no te estaría en absoluto haciendo un favor. —El adversario se enfada.— ¿Ves? Te lo dije, ya estás saliendo de tus casillas.

MÍRATE

Después de cualquier treta anterior, señala cualquier manifestación física de la irritación del adversario como argumento de que están equivocados.

«Sudas mucho. Claro que yo también lo haría si tuviese que defender tus argumentos.»

«Mira, tus labios tiemblan. Llevas mal aceptar la derrota, ¿verdad?»

CITA SELECTIVA

Usa una cita real, hipotética o inventada de una fuente universalmente creíble.

«¿Qué diría tu padre si te oyese decir eso?»

«Como dice la Biblia; Dios ayuda a aquellos que se ayudan.»

«Si Albert Einstein estuviese aquí, creo que estaría de acuerdo conmigo. ¿No fue él quien dijo que si una idea no parece absurda al principio, probablemente es incorrecta?»

RESPUESTA RÁPIDA

La técnica aquí es responder tan rápido o con tanto detalle que nadie nunca dudaría la respuesta.

«El 52.359% de los americanos encuestados estuvieron de acuerdo con esta idea.»

PAGARÁS POR ELLO

Si se te demuestra equivocado o se te corrige en alguna forma que no te gusta, la venganza es la respuesta. Puede conseguirse con un arranque de cólera, mirando a la persona con expresión mortecina, marchándose del lugar o manteniéndose en silencio, de cualquier forma en la que sea posible manipular dramáticamente la situación. La idea es entrenar al adversario para que no te corrija en el futuro haciéndole pagar por haberte corregido ahora. También conocida como la técnica ASÍ APRENDERÁS o TRETA DEL ESCALADO.

«Si te vas a tomar así las cosas, entonces (...)»

«¡No me quieres!»

FALSO AD HOMINEM

Un progreso específico de PAGARÁS POR ELLO, hacer parecer que el adversario te ataca personalmente en lugar de simplemente argumentando o respondiendo a un punto de vista. Especialmente útil si sospechas que el adversario tiene razón. En lugar de seguir la discusión, comienza a actuar herido, como si hubieses sido atacado en tu persona, en lugar de admitir que estás equivocado o que podrías hacerlo mejor.

«¡Es que no hago nada bien!»

«Supongo que ante tus ojos soy un absoluto fracaso.»

«Bien, si realmente crees que soy una persona tan terrible, tan horrible (...)»

ESCUCHA

Finge que el adversario no está de acuerdo contigo simplemente porque no escucha, o porque no lo hace con la suficiente atención.

«Si me hubieses escuchado la primera vez que dije eso (...)»

«Dado que obviamente no estabas escuchando cuando dije esto antes, me veo obligado a repetirlo.»

FILIBUSTERO

Tomarse demasiado tiempo o entrar en detalles técnicos para aburrir al adversario y ganar tiempo. El adversario se ve obligado a rendirse y estar de acuerdo contigo, antes de la tortura de volver a escuchar otra de tus largas y detalladas respuestas.

«Dado que eres un auténtico intelectual, te daré una explicación más completa que al resto; bla, bla, bla —combínese con ENSALADA DE PALABRAS—.»

«Ahora que he respondido a tu argumento, ¿tienes más preguntas? —Repítase hasta que el adversario colapsa o se rinde.—»

Related Posts with Thumbnails

2 comentarios:

  1. Wayfarer dijo...

    Después de leer esto... lo que me voy a reir comentando como Pobrecito Hablador en la bitácora de Quk en Barrapunto X-D

    -- Wayfarer

  2. Nahúm dijo...

    Jajajaja. me acuerdo de haberlo leido en el 99!!