La media hostia ahora es Scientia Futura

Fermi, el otoño y el milagro

Publicado por Ismael

Haz clic en la imagen para verla a su tamaño original.

En Madrid, hoy hace un día maravilloso. Fresco, luminoso. El cielo es azul, sin nubes, y la luz hace que las hojas en los árboles, a punto de caerse, aparezcan con un delicioso color tostado.

En Madrid, de unos años a esta parte, no hay primaveras ni hay otoños. Esas temporadas que nuestras mujeres, tan aficionadas a la moda, llaman entretiempo. Se pasa del frío del invierno al calor del verano, y viceversa, en apenas unos días. Este año, sin embargo, sí estamos disfrutando de un agradable tiempo otoñal que está durando unas cuantas semanas. Durante mi juventud solía disfrutar mucho de este tipo de clima, principalmente jugando baloncesto hasta que la luz del día se escapaba. A veces incluso hasta más tarde, cuando ya apenas veías la canasta y no era posible encestar tan fácilmente. El frío no era importante. El frescor del sudor secándose sobre tu piel a la más mínima ráfaga de aire hacía que te sintieras vivo. Por suerte, nunca he dejado de sentírmelo.

La diferencia entre el verano y el invierno la decide la inclinación de La Tierra. Es la que hace que tu situación sea un par de miles de kilómetros más cercana o más lejana al sol. Esos miles de kilómetros son suficientes para que la temperatura sea una o sea otra. Llévate el planeta un millón de kilómetros más cerca o más lejos de la estrella y la vida ya no sería posible. En ese sentido me permito estar muy de acuerdo con la Paradoja de Fermi. Es absolutamente improbable que en cualquier otra parte de la galaxia exista vida tal y como la conocemos aquí. O ya sabríamos de ella.

Si miras a tu alrededor, verás muchas manifestaciones de dicha vida. Verás árboles, verás animales, y verás personas. No verás bacterias, aunque sabes que están ahí. Por un momento piensa que toda la vida que ves procede de la misma molécula, creada hace miles de millones de años en una enorme sopa de materia orgánica reaccionando a la temperatura adecuada. Si lo piensas de nuevo, y sigues pensándolo durante unos minutos, verás como tu idea de yo desaparece por completo. En realidad, sólo existe el nosotros. Es el único milagro que jamás ha ocurrido. Guárdatelo para la próxima vez que te creas alguien.

Related Posts with Thumbnails

1 comentarios:

  1. Hombre de uel dijo...

    Lo del otoño en Madrid es una situación curiosa. En otras ciudades vas viendo como los árboles pierden la hoja, vas necesitando cada vez más capas de ropa (yo lo del entretiempo tampoco lo entiendo) hasta que un día decides que ya estás en invierno y que te quedan unos meses de frio y poca luz (época que prefiero al verano, todo hay que decirlo). Pero aquí no.Aqui llega un día en el que sacas el abrigo y el jersey y ya te toca ponertelo hasta abril mas o menos en el que lo puedes volver a guardar. Para mi ese día fue ayer, que tuve que trabajar de noche y a las 6 de la mañana pasé mucho frio, frio de invierno

    Solo una puntualización. La estación no depende de la distancia al sol, sino de la inclinación del eje de la tierra que hace que los rayos del sol incidan más perpendiculares en verano que en invierno y más o menos igual en primavera y otoño. Por eso a la misma distancia aquí es verano y en argentina invierno y al revés, con la misma distancia.

    Así que en lo de la vida en otra planeta no me meto, porque vistas las posibilidades aquí en la tierra y lo amplio del universo, no me jugaría la mano contra que no hubiera algún tipo de vida en otros planetas