La media hostia ahora es Scientia Futura

Richard Dawkins tenía razón y yo estaba equivocado

Publicado por Ismael

Haz clic en la imagen para verla a su tamaño original.


Michael Ruse

Nací en 1940 en Inglaterra. No es por tanto sorprendente que me criara con un prejuicio contra el catolicismo romano. No eran sólo las suspicacias contra la idea de una María virgen (aunque podrían ser suficientes) sino también la idea de una Iglesia a cargo de extranjeros. El arzobispo de Canterbury podría no ser una gran figura, pero al menos era uno de los nuestros. Él era británico.

Ocurrió que me mudé a Canadá en 1962 y después a los Estados Unidos en 2000, así que he vivido la mayor parte de mi vida como extranjero. Me siento un tanto invasor cuando vuelvo a Inglaterra. La cerveza no me interesa demasiado, por ejemplo. Me gusta pensar que he crecido en muchos sentidos desde aquellos primeros días y que he madurado con respecto a instituciones que me parecían extrañas por estar fuera de mi acerbo cultural inmediato. Confieso seguir teniendo problemas con los mormones, pero respecto al catolicismo he recorrido un largo camino.

En parte porque soy filósofo profesional. Así que no puedo hacer mi trabajo sin encontrarme con el de los grandes filósofis y teólogos católicos. Leo a San Agustín y pienso "estás equivocado, te estás desviando del asunto". Luego paso la página y veo que dice "por cierto, podrías pensar que me estoy desviando del asunto, así que..." Es simplemente una mente superior y me hace sentir tan orgulloso de ser filósofo como humilde al pensar en mis capacidades. Siento lo mismo con otros como Tomás de Aquino, aunque con este hay demasiadas cosas que no comparto.

He trabajado mucho sobre los pensadores del siglo XIX, y un favorito particular es John Henry Newman, el gran teólogo que comenzó como evangelista pero pasó a liderar el movimiento de la alta iglesia anglicana, hasta pasar a Roma terminando su vida como cardenal. Me siento atraído por él en parte porque he enseñado durante treinta años en Canadá, una sociedad que respeta tanto lo católico como lo protestante. Mi universidad estaba en un pequeño pueblo en el sur de Ontario, con una población al menos en su tercera parte descendiente de italianos (la mayor parte de ellos inmigraron en tiempos de guerra o son sus hijos y nietos) además de holandeses, polacos y ucranios, y muchos otros. Mis clases estaban repletas de niños cuyos apellidos contenían más ces, uves o zetas de las que parecían posibles. Y les adoraba. Juntar tanta gente con distintos fondos culturales, incluyendo su religión, hacía mis clases vitales y valiosas. La idea de enseñar sólo la cultura presbiteriana (la religión protestante predominante en esa región) me hacía estremecer.

Lo que comento es un preludio al escándalo sexual que envuelve a la iglesia y que va a peor con los días. Desde el comienzo se veía un asunto terrible pero al mismo tiempo uno quería (yo desde luego lo quería) conservar la perspectiva y no permitirme negar los logros, tanto intelectuales como sociales, de la iglesia católica. Ahora que vivo en América, me doy cuenta del valor de las instituciones católicas en la educación superior. Uno de mis mejores estudiantes en ese momento empezó en un pequeño colegio jesuíta en Connecticut. Y no es el único. Estoy seguro de que por mis prejuicios, siempre he querido darle margen a la iglesia, y dejar que otros con manos más limpias que las mías sean quienes les juzguen.

Pero ya no. En Canadá em este momento hay un gran escándalo por la forma en la que un eminente prelado, gran amigo de Juan Pablo II, y conocido depredador sexual, fue protegido y amparado por la jerarquía. No es que yo lo diga, es que se ha conocido una carta escrita sobre este hombre en 1993 por un obispo enviado del Papa a Canadá. Es difícil imaginar un mensaje de una depravación moral mayor. Probablemente pueda leerla usted mismo.

Sobre el contenido, se admite que este hombre, un sacerdote, había molestado a cuatro o cinco chicos. "Recientemente ha llegado a nuestra atención que no había una sino cuatro o cinco víctimas en total". Nadie negaba esto, así que no se trataba de inmoralidad, se trataba de ser, a ojos de la ley, un criminal (cumple de hecho sentencia de prisión en Canadá). Pero querían liberarle de su misión y llevarle a Roma. La carta continúa "no nos oponemos a darle otra oportunidad siempre que salga de la escena en Canadá". ¿Por qué moverle de Canadá? Porque el resto de obispos sabían lo que hacían y no le querían a su lado. Pero no les importaba que Roma asumiese su cargo.

Aquí está el truco. Como coleguilla del Papa, era probable que consiguiese ser promocionado, y eso podría alterar a las víctimas. Pero al ser descendientes de polacos de mierda (N. del T. "dumb pollacks" en el original) no es probable que protesten, gracias a Dios, a pesar de que les están aconsejando hacerlo. "Un detalle de alivio es que al parecer todas las víctimas implicadas son decendientes de polacos y su respeto por sus sacerdotes y su iglesia les ha echado atrás a la hora de hacer públicas sus alegaciones y acusar criminalmente al prelado". Sin embargo, las víctimas sí se sienten atacadas por el hecho de que el acusado esté viajando libremente por el mundo sin vigilancia alguna (hasta Tailandia, nada menos) y si es ascendido, especialmente si es nombrado obispo, montarán en cólera. Lo más preocupante para ellos es que se haga público, algo que será terrible para la diócesis y para toda la iglesia. Llegaron a apartar de la escena a otro sacerdote que lo averiguó todo y habló con la madre de una de las víctimas. Expresó su preocupación al Vicario General y fue "apartado".

No hay preocupación alguna por las víctimas, simplemente miedo de que la historia se conozca y precauciones para que esto no ocurra. Y eso es todo. La carta termina "Con mis mejores deseos de respeto y oración, quedo, señor embajador, fielmente suyo y en Cristo. JR Windle, Obispo de Pembroke".

He estado largo tiempo envuelto en la lucha contra el creacionismo y su sucesora, la teoría del diseño inteligente. Para ello he abrazado con fuerza la filosofía de que la ciencia y la religión hablan de cosas distintas (a veces conocida como neo ortodoxia o posición de independencia). Esto quiere decir que aunque no tengo creencias religiosas, no dejo de respetar a quienes las tienen. Creyentes y no creyentes juntos pueden unirse y luchar por lo que la ciencia entiende con propiedad y lo que la religión entiende con propiedad. Por eso me he opuesto a los nuevos ateos y a su desprecio por cualquier creencia religiosa. Y puedo añadir, quizás con orgullo, que también tenía yo su desprecio sobre mi cabeza.

Recientemente, el representante más prominente del nuevo ateísmo,
Richard Dawkins, escribió un emotivo artículo para Washington Post, en el que se burlaba del actual Papa y expresaba su satisfacción por que una persona así liderase la iglesia católica. A juicio de Dawkins, no es sólo lo que la iglesia merece, sino que va a facilitar su desaparición. En ese momento pensé que Dawkins se estaba pasando y estaba equivocado. Ahora creo que tenía razón y que era yo el errado. Permítaseme decir que, no como Dawkins, no necesariamente quiero ver el fin de la religión o incluso de la iglesia católica en forma alguna. Aunque no comparto muchas creencias de los cristianos, les respeto y aplaudo el bien que han hecho en nombre de su fundador. Pero creo que tal y como hoy en día está constituida, la iglesia católica es corrupta y debe ser erradicada.

Usted podría argumentar que esto es ir demasiado lejos pero, ¿cuál es la alternativa? ¿Un tercer Concilio Vaticano, quizás? La iglesia podría abrir sus puertas al matrimonio de sus prelados, darle a la mujer un papel relevante (si podemos tener una mujer en la Corte Suprema ¿por qué no en el Colegio de Cardenales?) y hacer sitio a homosexuales y otras minorías. Podrían reconocer las bondades del control de natalidad y dejar de insistir en que en el momento en el que el esperma llega al óvulo, ya no importa otra cosa que proteger el resultado, a pesar de que esa posición causa numerosos casos de dolor y tristeza (y no hace nada para reducir el número de abortos) y hace que los obispos católicos se opongan a una sanidad universal, además del hecho de que es una bofetada en la cara de la filosofía oficial de la iglesia, el Tomismo. Y podría seguir.

Esto no va a suceder. La pasada semana el Papa nombró a un arzobispo en Los Angeles. La persona nombrada es, por el amor de Dios, un miembro del Opus Dei. No tienes que haberte leído El Código Da Vinci entero para saber lo que significa esto. Pertenece a una organización amparada en su día por el mismísimo general Franco, alguien tan de derechas como es posible imaginar. Lejos de intentar la reforma, la iglesia sigue cavando su propia tumba.

Dawkins tiene razón, el lío moral va a ir cada vez a peor, y la esperanza de un cambio es ilusoria. El Ocaso de los Dioses nos hace señas. Aunque tenemos diferentes motivaciones, y la esperanza de resultados distintos, le doy la bienvenida a la iniciativa de Dawkins.

Visto en Huffington Post.

Related Posts with Thumbnails

5 comentarios:

  1. ramonimo dijo...

    Gracias por la traducción. Sin embargo, yo cambiaría el "molestado" por "abusado", que es lo correcto.
    "Se admite que este hombre, un sacerdote, había abusado de al menos cuatro o cinco muchachos".
    En castellano molestar tiene un significado bien distinto.Por ejemplo, "te molesta el ruido","A mi madre no le molestaba lo que yo hacía"

  2. mi vida sin mí dijo...

    Un gran artículo, gracias por la traducción, aunque es bastante confuso cuando cambia de posición de crstiano a ateo...a ver si conseguimos perpetuar el pensamiento de Dawkins!

  3. jesus dijo...

    Muy interesante. Pero hay una frase que me ha chirriado:

    "La persona nombrada es, por el amor de Dios, un miembro del Opus Dei. No tienes que haberte leído El Código Da Vinci entero para saber lo que significa esto. "

    ¿¿No estará insinuando que el Código da Vinci es una buena fuente de información sobre como es el Opus??

    He conocido la organización desde muy cerca (desde dentro, de hecho), y me da muchísimo asco. Pero ese libro no debería ser tomado como fuente de información para nada.

  4. Ismael dijo...

    Sin duda, pero quien no vaya a profundizar más en el tema, supongo que aceptará esa referencia.

  5. Camino a Gaia dijo...

    La iglesia ha mostrado históricamente un carácter involucionista e intolerante. Apegada siempre a los absolutismos, ha suministrado justificación moral a las mayores atrocidades que se nos ocurre concebir. En la historia mas cercana formó parte indisoluble con el nacional-catolicismo del aparato ideológico y represor de la dictadura franquista.
    Poco podemos esperar de instituciones religiosas donde la imaginería del castigo provee a la mente del creyente, de una amenaza de tortura sin límite en el tiempo.