La media hostia ahora es Scientia Futura

Encontrado por fin nuestro eslabón perdido

Publicado por Ismael

Haz clic en la imagen para verla a su tamaño original.

Los restos antiguos de criaturas similares a los humanos hallados en Sudáfrica podrían revolucionar la forma en que concebimos nuestros orígenes.

Redacción


Los fósiles de 1,9 millones de años, fueron descritos por primera vez en 2010, dándosele el nombre de la especie Australopithecus sediba. Pero el equipo detrás del descubrimiento ha llevado a cabo análisis más detallados que desvelan nuevos secretos acerca del que podría ser nuestro ancestro más directo.

Según explicaron a la revista Science, los detalles del cerebro, pies, manos y pelvis del A. sediba sugieren que esta especie estaban en la misma línea evolutiva que los Homo sapiens.

"Hemos examinado áreas críticas de la anatomía que han sido usadas para identificar las peculiaridades del ser humano", dijo el profesor Lee Berger de la Universidad de Witwatersrand, en Johanesburgo.

"Cualquiera de estas partes podrían haber evolucionado de forma separada, pero es bastante improbable que todas estén juntas si el A.sediba no estuviera relacionado con nosotros", informó el líder del equipo a la BBC.

Es una afirmación, que en caso de confirmarse, podría ayudarnos a estudiar otros ejemplares de australophitecus conservados, acerca de los cuales se sospechaba que también podían tener una vinculación con nuestro género.

Algunas teorías mantienen que los seres humanos podemos trazar una línea evolutiva que nos conecta con la criatura conocida como Homo erectus, que vivió hace un millón de años. De acuerdo a muchos paleontólogos, este animal descendió a su vez de hominidos más primitivos, como el Homo habilis o Homo rudolfensis.

La idea en torno al A.sediba es que, aunque más antiguo que sus rivales, algunas partes de su anatomía eran más capaces y avanzadas que sus formas más jóvenes. Dicho de otra manera, es un ancestro más creible del H.erectus, afirma Berger.
Los espécimenes hallados de sediba fueron desenterrados en Malapa, en la famosa "Cuna de la humanidad", al noroeste de Johannesburgo.

Fueron extraídos de una depresión en el suelo provocada por un conjunto de cuevas que perdió el techo debido a la erosión.

Identificada como una joven hembra, los dos individuos eran posiblemente madre e hijo, y se sospecha que murieron juntos en algún trágico accidente que hizo que cayeran en la cueva o que se vieran atrapados en ella.

Tras su muerte, sus cuerpos fueron cubiertos por agua, quedando enterrados finalmente con los huesos de muchos otros animales que fueron atrapados del mismo modo.

Foto de PA. El artículo completo en BBC Mundo.

Related Posts with Thumbnails

2 comentarios:

  1. Ðavid Osorio dijo...

    Hombre, que no hay eslabón perdido xD: http://de-avanzada.blogspot.com/2011/09/que-no-hay-eslabon-perdido.html

  2. Luis dijo...

    http://www.lacuecadebadelun.supersitio.net/