La media hostia ahora es Scientia Futura

Mi nuevo logo

Publicado por Ismael

Haz clic en la imagen para verla a su tamaño original.

La media hostia estrena logo en la cabecera. Es obra de Lucía Val, la pequeña hija de Roberto Val, de mis más apreciados colisteros en skepticos. Costaría mucho dinero conseguir que un diseñador te entregase un arte gráfico a esta altura, y el resultado desde luego no tendría la misma frescura. Y, qué demonios, este blog no merece menos que un logo creado por un niño. Desde aquí muchísimas gracias a todos, a Roberto por poner el talento gráfico de su hija a mi disposición y no inmiscuirse en el proceso creativo. A su mujer por permitir a la niña redactar un texto tan agresivo como el propuesto —con lo respetuoso que habría quedado el título de mi blog de haber sido, por ejemplo, La media Fontaneda Digestive, sin dejar de lado la temática galleta—. A Lucía por un resultado final tan delicioso. Y a su hermano Stich Xavier por destruir el original después de ser escaneado, impidiendo que caiga en malas manos.

personal

Related Posts with Thumbnails

4 comentarios:

  1. manumenorca dijo...

    ... Enhorabuena por tener unos "negros" que trabajan así, gratis, en la sombra. Corramos un tupido velo sobre el trabajo infantil... y sobre el hecho de la apropiación de la propiedad intelectual. Es el mensaje subliminal que leemos en el texto decreciente del título del blog, todo hijo de vecino sabe que denota un ánimo depresivo, en oposición a los textos que suben de abajo a arriba.
    --- No, en serio, que es broma! Está bien renovar la entrada de la casa, para animar la vista a los visitantes del blog. Que al fin y al cabo son los textos la madre del cordero. No se me moleste por la patosa ironía. Hecho de menos que ponga la anterior, para que podamos comparar, no tengo memoria fotográfica, y ya ni me acuerdo cómo era.

  2. Ismael dijo...

    No es trabajo infantil, hombre, ha sido sólo un encarguito...

  3. Roberto Val dijo...

    Bueno, en descargo de Ismael, he de decir que mi hija se lo pasó bien, se le explicó y entendió que cedía todos los derechos y permitía la manipulación de la obra y se le dió toda la libertad creadora posible.

    Me gusta el resultado. Ya te comunicaré si a Lucía le ha gustado.

    Saludos.

  4. C. Martín dijo...

    Pues a mí me gusta :-))