La media hostia ahora es Scientia Futura

Arabia y España

Publicado por Ismael

Haz clic en la imagen para verla a su tamaño original.




«En el año 2002, el Valor de la Producción sumado de todos los países árabes juntos no igualaba al de España. Más problemático aún; en España se traducen al año más libros al español de los que el mundo árabe al completo ha traducido a su idioma desde el siglo noveno de nuestra era.» —Sam Harris, The End of Faith

Related Posts with Thumbnails

4 comentarios:

  1. Carlos dijo...

    tengo muchas ganas de leer se libro, sabes si ya esta en español????

  2. Ismael dijo...

    Jajaja!

    Según el propio Harris, tanto The End of Faith como Letter to a Christian Nation los está traduciendo al español la editorial Panorama.

    Si te defiendes con el inglés te puedes bajar el pdf de aquí.

    http://thkng-ebooks.blogspot.com/

  3. maipai dijo...

    ¿Se ha tenido en cuenta que España en el siglo IX de nuestra era pertendecía al mundo árabe y era uno de los focos de traducción más importantes del mundo? ¿Sabeis lo que es la escuela de traductores de Toledo? Porque hhablar por hablar todos sabemos decir cosas, pero ser correctos en lo que decimos y ser menos demagogos es importante.

    España Dejó de ser árabe cunado el imperio islámico fue decayendo, desde el siglo XV hasta el XX con la caida del ultimo imperio otomano, gracias al colonialismo. Ahora los paises arabes son un puñado de estados dictatoriales que sirven a los intereses de sus gobernandtes y potencias extranjeras, nada que ver con el mundo de cultura avanzada que representaban.
    Ahora si, si el autor quiere decir que los arabes son geneticamente unos salvajes y bárbaros, pues que no se ande con rodeos y lo diga, porque al menos es lo que viene a decir en su texto.

  4. Ismael dijo...

    La escuela de traductores de Toledo traducía *del* árabe y no *al* árabe. Por lo demás, no, Harris no habla de genética. No existe un gen de la alemanidad que te dote de magisterio en lo musical, y aún así hubieron un Bach, un Mozart, un Beethove, un Brahms, un Schubert. Sabes por donde voy, ¿no? ¡Gracias por el comentario!