La media hostia ahora es Scientia Futura

Roe vs. Wade o el derecho al aborto en los Estados Unidos

Publicado por Ismael

Haz clic en la imagen para verla a su tamaño original.



Por la cantidad de veces que aparece referido en la reciente literatura periodística estadounidense, merece la pena recordar a los lectores en lengua española a qué nos estamos refiriendo al citar el caso Roe vs. Wade.

Se trata del procedimiento judicial cuyo resultado permitió la legalización del aborto en los Estados Unidos.

En 1970, dos abogadas tejanas recién graduadas, Linda Coffee y Sarah Weddington, presentaron una demanda en representación de Norma L. McCorvey —conocida a partir de dicha demanda como Jane Roe—. Roe sostuvo en todo momento que su embarazo había sido producto de una violación. Representando al Estado de Texas, el abogado defensor fue Henry Wade, fiscal de distrito del Condado de Dallas. La Corte falló a favor de Jane Roe pero evitó promover modificación alguna de las leyes contra el aborto.

Tras varios recursos el caso llegó al Tribunal Supremo, el cual confirmó la sentencia, en una decisión histórica respecto al aborto. En 1973 se hubo legalizado en los cincuenta estados de la Unión, dado que se encontró que las leyes contra el aborto en aquel momento existentes violaban el derecho constitucional a la privacidad bajo la cláusula del debido proceso de la decimocuarta enmienda de la Constitución norteamericana. Todas las leyes federales y estatales que restringían el derecho al aborto hubieron de ser modificadas.

En 1987 Roe reconoció que el relato de la violación era falso, y Weddington hubo de reconocer en un discurso en el Instituto de Ética de la Educación de Oklahoma por qué los falsos cargos de violación fueron utilizados hasta alcanzar el Tribunal Supremo.

Hugh Hefner, fundador de Playboy, reconoció en su día haber financiado la defensa de Roe durante el juicio.

Esencialmente, la sentencia declara que el aborto debe serle permitido a la mujer por cualquiera que sea el motivo siempre que el feto no sea aún viable, es decir, sea incapaz de sobrevivir fuera del vientre materno sin ayuda artificial. La viabilidad se establece cerca de los siete meses o 28 semanas, reconociéndose que puede establecerse en un momento anterior. Aún después de dicho límite, la Corte reconoció que el aborto debe estar disponible siempre que se considere vital para mantener con vida a la mujer.

Tras el caso Roe vs. Wade, aborto es un «derecho fundamental» de cualquier ciudadana norteamericana protegido por su Constitución.

Merece la pena la comparación con el caso español, donde una Ley de Plazos aún no está disponible para proteger los derechos de las mujeres.

Artículos relacionados:


Related Posts with Thumbnails

2 comentarios:

  1. Andrej dijo...

    Este post me ha parecido interesantísimo ya que no sabía que en Estados Unidos el aborto fuera un derecho. De hecho me sorprende que un país tan puritano tenga un derecho como este, con el cual en muchos países europeos, entre ellos España, no podemos más que soñar.

    De todas formas, ahora entiendo la frecuencia con la que se ven a todos esos locos desquiciados delante de las clínicas en las que se hacen abortos, insultando a las mujeres que libremente deciden acudir allí.

    Como detesto la agresividad de los militantes antiabortistas.

  2. Anónimo dijo...

    Lo que es descabellado es que una IDEOLOGÍA NECRÓFILA esté ocupando el Parlamento y Gobierno (y parace que también el Judicial), y nos esté llevando decidida y abiertamente a apostar por la MUERTE y el asesinato de los humanos más indefensos de todos, los que están en las barriguitas de sus madres.
    Es deprimente saber que tengo compatriotas tan cobardes como para justificar la alevosía que conlleva el ASESINATO de menores.
    Igual que la ley de la gravedad no se puede cambiar por mayorías parlamentarias, donde hay un ser humano es imposible negar su existencia por igual mayoría parlamentaria. Cuando los parlamentarios que defienden este GENOCIDIO SILENCIOSO estén cerca de la muerte, habrán de saber que sobre sus espaldas pesan miles de VIDAS SESGADAS por la avaricia y codicia socialista. Millones de mujeres que han matado, se han arrepentido amarga y desconsoladamente cuando más tarde han sido conscientes del CRÍMEN al que el MOVIMIENTO NECRÓFILO le ha achuchado a cometer.
    El PARTIDO NECRÓFILO en el Gobierno nos quiere vender la moto de que MATAR es un derecho. Un derecho de la mujer. MATAR no es un derecho, sea cual sea la edad de la VÍCTIMA.
    Es lamentable que sea considerado una “conquista social” el hecho de despenalizar el ASESINATO por cuestión de la edad de la víctima. ¿La próxima “conquista social” cual será, despenalizar el asesinato de los mayores de 60 porque no son 100% productivos?.
    Esto es PROGRESAR, con todas sus letras.
    Esto es lo que nos prometían con su IMPLEMENTACIÓN DEL SOCIALISMO.
    Este es el preámbulo de la decadencia y de la Camboya socialista:
    MATAR, MATAR, MATAR, MATAR, MATAR (y la tentativa de ASESINATO SILENCIOSO MASIVO es tan burda que ni la contínua PERVERSIÓN DEL LENGUAJE de la que la RELIGIÓN NECRÓFILA hace gala puede esconder esta vez sus crueles e intrínsecas intenciones).
    Y es que es necesario alzar la voz por aquellos que por circunstancias de la vida, aún no pueden dejarse oir, y que tal vez nunca les dejen ver la luz del sol, pese a que ya han nacido a la vida.

    Incluso a la PROFETA DE LA MUERTE (y vergüenza de su madre), la señora ministra Bibiana Aído, le deseo lo mejor, y me partiría la cara porque a ella nunca la hubiesen podido MATAR mientras estaba estaba ya viva en la barriguita de su madre. Igual que ella, todos los que vienen por detrás también tienen el DERECHO A VIVIR!!!!
    El caso es MATAR, a cualquier precio, INSULTANDO, DENIGRANDO, y ATACANDO al que defiende la vida. Seguir con la MUERTE hacia adelante, con CONTUMACIA, a cualquier precio.
    Una vez más, se pone en evidencia la máxima antihumanista:
    ¡¡¡SOCIALISMO O MUERTE, VALGA LA REDUNDANCIA!!!