La media hostia ahora es Scientia Futura

La pérdida de pelo corporal nos hizo humanos

Publicado por Ismael

Haz clic en la imagen para verla a su tamaño original.

Iñaki Berazaluce



Probablemente la condición externa más característica de los humanos respecto al resto de los mamíferos sea nuestra casi absoluta falta de vello corporal. Se ha especulado mucho sobre por qué nuestros primos los primates tienen un grueso abrigo natural mientras nosotros andamos desnudos por la vida. Hay quien cree que es una forma de combatir las plagas de pulgas y piojos —Mark Pagel, 2003— tan dados a vivir entre los pelos, y quien piensa —Alister Hardy, 1960— que es la prueba de que el homo sapiens desciende de monos acuáticos, unos simios que hicieron el camino de ida y vuelta desde la tierra a los ríos en algún momento hace 5 millones de años.

La antropóloga Nina Jablonski defiende en su artículo La verdad desnuda —The Naked Truth, Scientific American, febrero de 2010— que la pérdida de pelo corporal fue esencial en el desarrollo del ser humano, en tanto permitió salir de los bosques y conquistar las sabanas —y, posteriormente, cualquier otro clima terrestre— gracias a un método de refrigeración de la piel mucho más eficaz que el pelo. El hombre no será el más rápido ni el más fuerte de la familia de los mamíferos pero puede que sea imbatible en resistencia: según Jablonski, «un humano puede ganar a un caballo en una maratón».

La pérdida de vello corporal que nos ha convertido en «monos desnudos», según la afortunada etiqueta de otro antropólogo, Desmond Morrist, se produjo a raíz del cambio climático que se produjo en África oriental hace 3 millones de años, hogar de nuestros ancestros. El área empezó a enfriarse y «con la merma de lluvias, los entornos boscosos dieron paso a sabanas de hierba, y a medida que los alimentos con los que subsistían los austrolopithecus —frutas, hojas, tubérculos y semillas— empezaron a escasear éstos tuvieron que abandonar sus hábitos relativamente placenteros para recorrer grandes distancias buscando alimentos y agua potable», según describe la antropóloga en lo que parece la pérdida del Edén primordial.

En su nuevo entorno estos homínidos incorporaron la carne a su dieta, más rica en calorías pero también mucho más escasa —y difícil de atrapar— que los frutos de la selva. A la postura erguida —más apropiada para otear el ralo horizonte de la sabana y recorrer grandes distancias— se unió un nuevo requerimiento: lejos de la protección de las copas de los árboles el riesgo de sobrecalentamiento era mucho mayor.

Para evitar la deshidratación en el nuevo entorno la evolución escogió dos vías: prescindir de la capa de pelos y multiplicar las glándulas sudoríparas ecrinas, que si bien existen en el resto de los mamíferos son mucho más eficientes sobre la piel desnuda que bajo una capa de pelo. Un humano es capaz de generar 12 litros de sudor al día para combatir el sobrecalentamiento.

Pero si la eliminación del pelo corporal fue un avance en la evolución, ¿cómo es que aún tenemos pelo en algunas partes del cuerpo? Según Jablonski, el vello de las axilas y del pubis serviría para la propagación de feromonas y para «mantener esas áreas lubricadas durante el movimiento», mientras el pelo de la cabeza serviría para «crear una barreara de aire entre el sudante cuero cabelludo y la aire caliente de la superficie». En este sentido, el pelo más eficiente es el fuertemente rizado —el de los negros— porque «aumenta el grosor del espacio entre la superficie del pelo y el cuero cabelludo, permitiendo que aire circule».

Visto en Cookingideas.

Related Posts with Thumbnails

2 comentarios:

  1. pseudoingeniera dijo...

    Me gustó el articulo, pero creo que tiene 2 problemas:
    Es muy vago, no queda claro qué de nuevo nos trae Nina Jablonski, porque todo lo que se lee allí, es lo que sale en "El mono desnudo" de Morris (no Morrist).
    Lo otro es que creo que podría invitar más a conocer el artículo y el libro citados, son muy interesantes, sobre todo una de las hipótesis de Morris que habla sobre la pérdida de vello corporal como forma de hacer más eficaz el apego en los humanos, en formas de caricias de intensidades muy variables, tanto en el plano erótico como en el filial y fraterno.
    Cariños, muy buen blog!

  2. Laura dijo...

    Pero al decir que la evolución escogió dos vías, ¿no estamos hablando de "diseño inteligente" más que de evolución? ¿La evolución no se produce por mutaciones aleatorias siendo los miembros que poseen las más adecuadas lo que sobreviven?