La media hostia ahora es Scientia Futura

Mein Kampf, pronto en el dominio público

Publicado por Ismael

Haz clic en la imagen para verla a su tamaño original.



mein kampf adolf hitler


Ursula Sautter

Se trata de un libro realmente mal escrito, una sarta de argumentos contra todo lo no alemán que nadie habría recordado nunca si su autor no hubiese conseguido llevar gran parte de sus viles palabras a la práctica. El famoso Mein Kampf de Adolf Hitler, deplorable manifiesto en forma de autobiografía, lleva décadas retirado de las estanterías de las librerías alemanas, como mínimo como muestra de respeto hacia las víctimas del Holocausto. Sin embargo, muchos alemanes sugieren que debería volver a estar disponible, de forma que pierda la poca influencia que le pueda quedar.

El debate crece poco a poco, en parte por el hecho de que el copyright de Mein Kampf caduca en 2015. El libro entrará entonces en el dominio público, y cualquiera podrá volver a imprimirlo. Se teme una avalancha de nuevas ediciones por parte de miembros de la extrema derecha, motivo por el que se sugiere que sería necesaria una edición crítica y cuidadosamente investigada de sus 800 páginas como forma de desmitificarlo.

«Hay que preparar a nuestros contemporaneos ante la salida de Mein Kampf» sugiere Oscar Schneider, cabeza del Comisariado Central de Documentación sobre el Partido Nazi de Nuremberg. «Debemos facilitar argumentos objetivos y dar la posibilidad de que se tenga una opinión propia en un debate político así». Así, según el historiador Wolfgang Atgeld de la Universidad de Würzburg, comentar paso a paso las arengas de Hitler despejaría claramente «qué copió de otros» y qué elementos de la historia de su vida «son pura ficción».

Incluso el Consejo Central Judío en Alemania ha modificado su tolerancia cero hacia una nueva edición en alemán de Mein Kampf. «Una agresiva y tolerante forma de tratar con el libro sin duda lo liberaría de gran parte del mito que aún lo rodea injustamente» afirma Stephan Kramer, secretario general de la organización. La «falta de conocimiento exhaustivo sobre el régimen nacional socialista» impide que los jóvenes alemanes «pongan el libro en contexto». Una edición bien anotada del libro resultaría «sensata e importante».

No todos los historiadores están de acuerdo. «Simplemente no hace falta» dice Wolfgang Benz, cabeza del Centro Berlinés de Investigación del Antisemitismo. No sólo la nueva edición «no añadiría nada a nuestro conocimiento de temas como el Holocausto o la euforia con la que mucha gente siguió el régimen Nazi», e incluso el beneficio no alcanzaría a quien debería hacerlo; el hombre de la calle. «No le interesará esta publicación» según Benz «al menos no he encontrado a nadie, en el metro o en cualquier otra parte, que me haya pedido algo así».

El argumento de que una edición crítica prevendría del abuso por parte de la extrema derecha no persuade a muchos críticos de levantar la prohibición. «El texto es fácilmente encontrable en Internet» discute Jürgen Faulenbach, de la Agencia Federal para la Educación Cívica en Bonn. «Nadie puede impedir que ya se cite o se utilice su contenido para propósitos ilegales, y la edición crítica que muchos reclaman ya no va a cambiar eso».

Al final, cualquier decisión vendrá de Munich, y hasta ahora quienes pueden tomarla han sugerido que aquella es improbable. Incluso desde que se les otorgaron los derechos de copia y uso de Mein Kampf hace más de seis décadas, el gobierno bávaro ha intentado prevenir la difusión del ideario nazi en el país y en el extranjero impidiendo cualquier permiso para una nueva impresión completa. Como pretendida «clara señal» en contra de la ideología nazi, esta actitud restrictiva «no va a ser cambiada» de acuerdo con una sentencia del Ministerio de Finanzas responsable. Este status quo es «muy respetado y ampliamente apreciado».

Ocurra lo que ocurra con esta controversia, una cosa parece clara; el propio autor habría alucinado al ver que tanto tiempo después las aberraciones que hubo escrito conservaran el poder de recabar la atención y agitar la discordia.

Visto en TIME.

Related Posts with Thumbnails

4 comentarios:

  1. Anónimo dijo...

    Me parece bien que el libro salga a la comunidad, es parte de la historia....

    De todas maneras el libro va a ser totalmente arreglado, la edicion original jamás saldrá.

    ¿cuál es el problema?....


    hay k seguir leyendo tolkien y a la vieja de harry potter?...om clancy......o reeeler camus y sartre..k se jodan.

    arriba mein kampf, publiquenlo.

  2. Ismael dijo...

    No, tío. Releer a Camus y a Sartre debería ser obligatorio.

  3. Rene Daniel dijo...

    Si no se permite Mi Lucha vamos a caer en la apologética de este engendro.

    En cuanto a libros para releer yo indicaría
    Rinoceronte de Ionesco.
    Una venerable prostituta de Sartre.
    Lisistrata de Aristófanes

  4. 696 dijo...

    No publicar Mein Kampf, e impedir su lectura a todo el mundo sigue siendo un ataque contra la libertad de expresión y la libertad de culturizarse con lo que a uno le salga de las reales pelotas.