La media hostia ahora es Scientia Futura

Haití y sus muertos de tercera

Publicado por Ismael

Haz clic en la imagen para verla a su tamaño original.





Juan Ramón Mora

Todos recordamos los debates apasionados sobre las imágenes de los cadáveres del 11S y sobretodo de los del 11M, en España hasta hubo intervención judicial, inhibición y retirada o cambio de tratamiento a una «más humanizada» estética a la hora de mostrar imágenes de los muertos.

Pero depende del lugar del nacimiento de tu cadáver puedes aparecer en pelotas en una playa, descoyuntado entre las rocas de cualquier acantilado o con la cabeza hecha una pizza entre los escombros de un edificio.

No importa que seas un niño, mujer, hombre, joven o anciano. Hay países donde la prensa ha sentenciado que los derechos de tu última imagen , la de ese momento tan propio y tan nuestro que es la muerte, están liberados y tus hematomas, fracturas abiertas y carne entre charcos de sangre es información de valor. A según que muertos se les puede robar todo porque ya no les queda nada que perder.

Los defensores de la difusión masiva de la feria gore siguen sosteniendo que es para que «el mundo sepa», como si aún existiera algún ser humano sobre la tierra que no sepa ya que ha habido un terremoto gordo en Haití y que las piedras cuando caen en cantidades industriales, según donde caigan, aplastan hasta los derechos más primarios. Los mismos derechos que llevamos siglos pisoteando.

Viñeta de JRMora.

Related Posts with Thumbnails

3 comentarios:

  1. Juan Carlos Bujanda Benitez dijo...

    Cierto, ojala lo leyeran los amarillistas de Televisa, especialmente el pseudoperiodista Joaquin Lopez Doriga.

    Saludos

  2. Anónimo dijo...

    seguro que ese señor lee todas las noches el evangelio, sobre todo ese pasaje que dice que hay que dar de lo que a uno le falta, que es lo que estamos haciendo todos los internautas. Hipócritas. Excelente post.

    r.

  3. Cinthia :D dijo...

    es verdad se pasan! así estés muerto.. no tiene derecho de mostrar tu muerte periodistas, parece q aveces no tienen corazón